Zack y Quack
Título original
Zack & Quack
Género
Subgénero
Cadena TV
Emisión
Lenguaje
Valoración
Público
()
Duración
10'
Fecha de producción
2012

Zack y Quack

4 / 6
Humor 1/5
Acción 2/5
Violencia 0/5
Sexo 0/5

¿Cómo sería vivir en un libro lleno de desplegables y páginas sin fin? Zack y Quack nos lo cuentan en esta deliciosa y sorprendente serie de animación.


Desde el estreno en 1991 del largometraje de Disney La bella y la bestia, la animación no ha dejado de sorprendernos. Tanto las películas como las series para televisión han llegado a rebasar las expectativas del espectador, incluso las de aquellos menos aficionados a este género. Fondos marinos, tierras heladas, desérticas llanuras o los lugares más concurridos han albergado a extraterrestres, animales, robots, humanos y centenares de criaturas imaginarias.

Casi treinta años después de toda esta fantasía convertida en animación y recreada con el realismo que permiten las tecnologías más modernas, cabría pensar que poco queda ya por descubrir. No obstante, llega a Clan esta coproducción entre Israel y Reino Unido para recordarnos que, en el mundo del arte, siempre se puede dar un paso más allá.

Puede ser que Zack y Quack pase inadvertida entre la avalancha de la oferta animada (de hecho, llega a Clan cinco años después de su fecha de producción) pero, sin duda, sería una triste pérdida ya que la serie extiende, ante la confiada mirada infantil, un mundo de creatividad poco habitual. No sólo llama la atención por el ingenio de sus creaciones, sino por la habilidad de hacer que parezca sencillo algo tan complejo. Trabajar figuradamente el papel de forma que todo encaje, que sea verosímil y, además, sorprendente, demuestra el talento de sus creadores.

Además de la genial idea de reproducir un universo de papel en un libro con asombrosos desplegables, las sencillas historias se decoran con humor, inventiva, un gran colorido y la delicadeza de conducir al pequeño espectador por un mundo amable, delicado y propenso a la generosidad y la alegría.

Por último, es evidente la intención de trasladar a la infancia el atractivo de las manualidades, su poder creativo y la infinitud de sus posibilidades. Padres y educadores encuentran en esta propuesta un estímulo para promover en los niños la papiroflexia, el dibujo, las construcciones y los trabajos manuales en general.

Zack y Quack es, en definitiva, un lugar en el que zambullirse más allá de las pantallas y, aprovechando su propósito educativo, llevar a la pequeña audiencia a descubrir sus capacidades artísticas.

Firma: Mar Pons