Dragon Ball Z Kinect
Género
Edad recomendada
+12
Edad
Valoración
Lenguajes
Castellano (subtítulos)
En línea
No
Fecha de estreno
01/10/2012
Jugadores
1
Precio
49,95€

Dragon Ball Z Kinect

1 / 6
Humor 0/5
Acción 5/5
Violencia 2/5
Sexo 0/5

A pesar de que Dragon Ball marcó un éxito sin igual en el género del manga, no se puede decir los mismo de los videojuegos basados en este universo. A entregas prácticamente excelentes, como Dragon Ball Z Budokai tenkaichi 3 para PS3, se han unido otras bastante discretas, como Final Bout para PSOne o el la entrega del año pasado, Ultimate Tenkaichi para PS3 y Xbox 360. Ahora, 365 días después llega un nuevo juego que nos permite revivir los mejores momentos de la serie pero en primera persona.


Y es que la principal novedad de este Dragon Ball Z Kinect es la posibilidad de revivir los principales movimientos de nuestros personajes preferidos. Así, podremos imitar a Goku con su inolvidable kamehameha o a Vegeta con su Big Bang Atack. Sin embargo, a pesar de que puede resultar divertido de inicio, la realidad es que el juego deja bastante que desear. En primer lugar, la lista de movimientos por personaje es muy reducida, limitándose simplemente a un par de técnicas especiales y en algunos ni tan siquiera eso. El resto es prácticamente igual en todos los luchadores. Puñetazos, alguna patada y poca libertad de movimientos, lo que lo hace bastante repetitivo. ¿Y qué es lo que provoca esto? Pues sencillamente que la elección entre un personaje u otro sea simplemente una cuestión de gustos, nada más. No veremos, por ejemplo, diferencia alguna entre Son Goku en estado normal y en  Super Sayan 3. Y por si fuera poco, la plantilla de luchadores es de lo más reducida, con un total de 50 personajes. Lejos quedan los casi 200 de Budokai Tenkaichi 3 (PS2, Wii).


Dejando de lado esto, el juego es un reciclaje de la entrega del año anterior: Ultimate Tenkaichi. Tanto personajes como escenarios son prácticamente iguales a los del año pasado. De hecho, hasta ciertos puntos del sistema jugable como los combos son clavados, con la excepción que se ha sustituido el uso de botones del mando por llenar una barra que representa los golpes que podemos dar seguidos.


Por si fuera poco, los modos de juegos son muy reducidos. Tan sólo tenemos la opción Historia, donde reviviremos los principales acontecimientos de Dragon Ball Z de forma resumida (por el camino quedan muchos combates importantes) y Ataque por Puntos, donde deberemos mejorar nuestras puntuaciones en los combates de la historia. Ni multijugador a pantalla partida ni online ni tan siquiera modos de juego alternativo. En definitiva, corto (en tres o cuatro horas estaréis artos de él) y pobre en opciones.
Al menos, eso sí, la respuesta de Kinect es decente y, si bien falla de vez en cuando (sobre todo cuando damos muchos golpes seguidos), por lo general responde bastante bien.


En resumen, Dragon Ball Z Kinect es un juego muy discreto. De hecho, es de lo peor que hemos visto del universo de Toriyama en años. Pese a que la idea es buena, el resultado no responde ni por variedad, ni por personajes, ni por duración y ni tan siquiera por emular a nuestros personajes favoritos salvo en los ataques clásicos.


Respecto a su contenido, está recomendado para mayores de 12 años. Resulta violento porque es un juego de peleas, pero el hecho de que sea un universo fantástico limita su grado de violencia. Eso sí, tener que limitarnos a dar puñetazos y golpes tampoco lo hace muy recomendable.


Diversión: 2; Jugabilidad: 1; Diseño gráfico: 3; Personajes:1; Guión:1


Firma: J. Carlos Amador Vigara