Gran Turismo Sport
Género
Subgénero
Edad recomendada
+7
Edad
Valoración
Lenguajes
Castellano
En línea
Si
Fecha de estreno
18/10/2017
Jugadores
1-24
Precio
69,95€

Gran Turismo Sport

4 / 6
Humor 0/5
Acción 0/5
Violencia 0/5
Sexo 0/5

La crítica del principiante

Los simuladores de velocidad están más de moda que nunca. Forza Motorsport 7, Project Cars 2, Assetto Corsa… Sin embargo, esto no siempre ha sido así. Cuando la mítica PlayStation se estrenó, este era un género bastante menos popular. Lo más común era encontrar juegos de velocidad con un estilo arcade. Entonces llegó un desconocido Gran Turismo, exclusivo de la consola de Sony. Con su propuesta hiper-realista tanto de conducción como por modelos de coches, sorprendió a todo el mundo, siendo un éxito de ventas indiscutible y uno de los mejores juegos de la consola. A partir de entonces, se fueron sucediendo secuelas, cada una más completa e impresionante que la anterior. Ahora, la saga debuta en PS4. ¿Cumplirá con las expectativas?

Dando un giro de tuercas

La principal novedad de esta entrega es su giro hacia el juego online. Y es que, a diferencia de otros Gran Turismo, el peso del juego reside ahora en el factor social. De hecho, es prácticamente imposible jugar sin conexión internet. Y no nos referimos solo a la suscripción de pago al servicio online de Sony -PS Plus-, sino a cualquier tipo de conexión.

Partimos de la base de que las modalidades para un jugador son muy exiguas. Además, no podremos guardar nuestros avances en ellas si no disponemos de internet, hecho por el que comentábamos la casi obligatoriedad de estar conectados.

Con todo, la vertiente para un solo jugador se basa, principalmente, en la modalidad campaña. Dicha opción nos recuerda a las pruebas para sacarnos carnets de conducir de otras entregas. Se divide en tres apartados: Escuela de conducción, Reto de conducción y Experiencia en circuitos. La primera, consiste en superar una serie de retos en los que aprendemos a manejar los bólidos por completo; la segunda, nos permite superar una serie de pruebas en las que tendremos que superar un tiempo, remontar posiciones…; en la última, podemos perfeccionar nuestros tiempos en tramos y circuitos por completo.

También disponemos de una modalidad Arcade en la que competiremos en todos los circuitos con los más de 150 vehículos disponibles.

Una gran comunidad online

El punto fuerte del juego es su vertiente en línea. En ella justificamos la compra del mismo y donde disfrutaremos durante horas. Las pruebas son infinitas y se abren y cierran en momentos puntuales. Tenemos algunas diarias, campeonatos oficiales de la FIA, carreras privadas… Por lo general, si queremos participar en una (con 23 participantes más), tenemos que inscribirnos y esperar hasta que dé comienzo. Mientras tanto, podemos hacer vueltas de calentamiento o marcar tiempos para conseguir una mejor posición en la parrilla de salida.

El número de competiciones es considerable y esperemos que durante los próximos meses vaya en aumento con otros torneos. De entrada, podemos competir en ligas de pilotos y marcas. Los puntos que consigamos, los podremos usar para desbloquear nuevos vehículos, para perfeccionar el nuestro o para conseguir otro tipo de ítems.

Pero en Gran Turismo Sport no solo se precia la pericia al volante. Sony ha introducido un rango de deportividad tanto o más importante que el de conducción. El objetivo es evitar que aquellos jugadores tramposos y molestos nos saquen de la pista o provoquen accidentes sólo por el mero hecho de fastidiar. Este sistema nos permite ganar puntos si conducimos de manera limpia, si no nos rozamos con los muro y, en definitiva, si somos respetuosos. Nos parece uno de los mayores aciertos del juego y una manera de premiar a los que no somos tan hábiles. Además, el juego nos obliga a ver dos videos donde se nos habla de la deportividad y es obligatorio verlos sí o sí.

¿Simulador en estado puro?

Al principio del análisis os decíamos que Gran Turismo ha sido el simulador por excelencia. Sin embargo, si lo comparamos con otros exponentes del género, como el mencionado Project Cars 2, lo cierto es que ha perdido algo de rigor. Las opciones para configurar el juego de una manera más arcade, están muy presentes. Podemos modificar tanto nuestras preferencias, que podemos hacer de Gran Turismo Sport un “simulador descafeinado”. Esto tiene su parte positiva –se abre más a todo tipo de usuarios, tanto pequeños como grandes- como negativa –los puristas en el género de la simulación de carreras, no estarán conformes-.

Dejando esto de lado, la conducción es bastante fiel a la realidad en líneas generales. Tenemos que trazar bien las curvas, frenar en su debido momento y, sobre todo, aprendernos los trazados si pretendemos salir victoriosos.

Carencias inexplicables

Gran Turismo Sport es un juego muy completo, en líneas generales, pero tiene algunas carencias que lastran bastante el resultado final. Además de la ya mencionada ausencia de juego offline y de la exigua cantidad de contenidos para un solo jugador, en lo que refiere a experiencia jugable también patina en ciertos aspectos. El primero de todos es la ausencia de daños y desperfectos en los coches. Es cierto que existen a nivel interno, pero los externos son prácticamente imperceptibles. El segundo, la ausencia de efectos climatológicos que modifiquen sensiblemente la conducción. Ni llueve, ni nieva ni nada por el estilo. A día de hoy, y viendo la competencia directa, parece, cuando menos, surrealista.

Conclusiones:

Gran Turismo Sport es un grandísimo simulador de velocidad pero que adolece de varios defectos. Su jugabilidad permanece intacta, lo que unido a la calidad gráfica del juego, es una gran noticia para los que somos fans de la saga. Ahora bien, el excesivo giro hacia el online no gustará a mucho, especialmente a los que no sean tan habilidosos o no puedan dedicarle el tiempo necesario. En lo jugable, tenemos luces y sombras, como un control casi perfecto, pero ausencia de variaciones climáticas o daños externos…

En cuanto a su contenido, solo podemos premiar a Sony por las políticas introducidas y de las que deberían aprender otros estudios. La deportividad está muy marcada en el título, no solo por los videos que nos obligan a ver, sino también por el ranking que premia por el juego limpio. Una gran iniciativa.

Firma: J. Carlos Amador