Monster Hunter World

Análisis

La crítica del principiante

Monster Hunter es una conocida serie de videojuegos, de origen asiático, en el que se nos insta a cazar todo tipo de fauna imaginaria repartida por el mundo en el que se desarrolla la aventura. Este planteamiento goza de gran popularidad en Japón y, de hecho, ha creado escuela –muchos títulos como Toukiden, Ragnarook Oyssey, Soul Sacrifice… siguen su estela-. Sin embargo, en occidente nunca ha llegado a cuajar del todo… hasta ahora. Capcom hace debutar la saga en consolas de sobremesa con una entrega que pretende expandir su fórmula y occidentalizarla. ¿A quién va dirigido?

Rol y caza en mundo abierto

Para quienes no hayan jugado nunca a Monster Hunter, es difícil definirlo. Se trata de un juego de rol (dado que personalizamos y evolucionamos a nuestro personaje) en mundo abierto (no va por niveles sino que tenemos amplios escenarios en los que nos movemos) con altos componentes de acción (estilo hack ‘n slash) y cuyo objetivo principal es descubrir y cazar monstruos o bestias salvajes.

Pese a que pueda abrumar de inicio, en esencia es una aventura con mucha acción, bastante exploración, pocas plataformas y ningún puzle. Por lo tanto, no es una aventura al uso, sino que tiene un planteamiento particular que puede encantar o no gustar a partes iguales por ser siempre más de lo mismo.

Saga portátil potenciada

Pues bien, todo eso es lo que ha ofrecido la saga y que ahora se potencia en PS4 y XOne. Partimos desde Astera, un lugar de encuentro donde podremos tomar parte de misiones principales, tareas secundarias y encargos varios. Por lo general, las investigaciones principales son más variadas y espectaculares, mientras que algunas secundarias se acaban haciendo algo tediosas, pues muchas son muy parecidas entre sí. De hecho, si queremos completarlo todo, superaremos las 100 horas con cierta facilidad. La campaña excede las 40 h. tranquilamente.

Centrándonos en las misiones, generalmente se resumen como un “yo contra la bestia”, aunque no penséis que se trata simplemente un mundo gigante con un animal al que someter, sino todo un ecosistema lleno de vida. Sin duda, esto es uno de los puntos de alabar del título, ya que aquí todo está muy vivo y cada animal sigue unos patrones de comportamiento muy concretos y diferentes.

Abriéndolo a todos los públicos

Lo cierto es que este estilo de juego tiene mucho tirón en Japón pero, como decía, mucho menos aquí. Por ello, esta entrega se ha abierto al público, presentando un estilo visual y hasta de planteamiento que a ratos recuerda a Uncharted o Batman, aunque siempre en su estilo más limitado.

Como novedades, ahora es más fácil encontrar los objetos importantes –que están destacados de color verde- y hay una cantidad considerable de tutoriales que permiten familiarizarnos con el juego. Además, todo se puede hacer en tiempo real, sin necesidad de parar la partida ni tiempos de carga. En la progresión, todo lo que hagamos nos dará puntos de experiencia para progresar, al estilo Assassins Creed Origins, por ejemplo.

Por último, en su planteamiento el multijugador es esencial. Podemos jugar online y offline en todo momento y sin distinción, pudiendo completar las misiones individualmente o con hasta 4 jugadores. Y, es que, pese a que podemos superar el juego en solitario, a medida que avanzamos se hace casi necesario cooperar con otros usuarios –podemos incuso pedir auxilio en mitad de una de ellas-.

Hablemos de contenido

Monster Hunter: World está calificado para mayores de 16 años. Y es que la acción es una constante en el juego. No se entiende esta saga sin cazar animales fantásticos –con 14 armas medio ancestrales medio modernas-. De hecho, es básicamente el único propósito que nos plantea. No es extremadamente explícito, aunque tampoco se queda corto. Lo cierto es que echamos de menos más variedad tanto en su planteamiento como en las misiones y no aporta excesivos valores, más allá de la cooperación con otros usuarios. Por eso decimos que, o bien encantará, o bien no gustará, porque no ofrece otra cosa.

Lo mejor:

Muy amplio. Da para muchas horas.
Las criaturas están muy bien diseñadas y se comportan de manera inteligente.

Lo peor:

Tiene mucho contenido muy parecido, por lo que puede llegar a hacerse repetitivo.
Consiste en cazar, cazar, cazar y volver a cazar monstruos.

Conclusiones:

Monster Hunter: World es un vasto juego de acción en el que nuestro objetivo principal es cazar bestias de todo tipo. La acción es un elemento esencial y suprime, casi al completo, todo atisbo de plataformeo y puzles. En esencia, es un estilo de juego con el que o bien empalizas al momento, o no convencerá. Como producto está muy bien acabado y tiene un multijugdor impecable.

Firma: J. Carlos Amador

ficha técnica

Género: Acción

Subgénero: Hack'n slash, Rol

Plataformas: PS4

Fecha lanzamiento: 26/01/2018

Público

+16 años

Valoración

Contenido

Humor

Acción

Violencia

Sexo

Llega el debut en PS4 y XOne de una conocida saga portátil. Así es Monster Hunter: World.

Trailer

Idiomas: Castellano

¿Juego en red?: 1

Número de jugadores: 1-4

Precio: 69,95€

Distribuidora: Koch Media

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies