Need For Speed: Payback
Género
Subgénero
Edad recomendada
+16
Edad
Valoración
Lenguajes
Castellano
En línea
Si
Fecha de estreno
10/11/17
Jugadores
1-8
Precio
69,95€

Need For Speed: Payback

3 / 6
Humor 0/5
Acción 3/5
Violencia 2/5
Sexo 0/5

La crítica del principiante

Escribir el análisis de un juego cuando eres fan absoluto de dicha saga no es sencillo. Primero, porque te puedes llevar por el fanatismo y la euforia. Segundo, porque puedes pasarte exigiéndole más de lo que a cualquier otro título. Os presentamos NFS: Payback.

Acelera sin límites

La esencia de un buen arcade de carreras es correr a toda velocidad en vertiginosas persecuciones donde lo importante es combinar velocidad punta con derrapes en el momento justo. Y en esto, la saga Need For Speed no tiene rival. La sensación de velocidad cuando juegas a Payback es increíble y la diversión que desprenden sus pruebas es tal que querréis participar en una tras otra.

Abriendo todo un mundo

Una de las apuestas de Payback es la de presentar un gigantesco mundo que tenemos a nuestra disposición casi desde el primer minuto. Podemos recorrerlo libremente, tanto por sus zonas urbanas como por las más áridas y montañosas. En este mundo abierto, tendremos kilómetros y kilómetros por recorrer y decenas de cosas por hacer. Misiones principales, otras secundarias -pero “casi obligatorias”-, pruebas que surgen en determinado momento (como activar un radar…). A pesar de que la oferta es bien amplia, lo cierto es que todavía da cierta sensación de que podría dar para más.

¿RPG de carreras?

Los juegos de rol son aquellos en los que creamos un personaje y vamos mejorando todos sus atributos y su nivel para hacer que pueda enfrentarse a nuevos retos. Esta es la fórmula que recoge Payback. A medida que completamos pruebas, obtenemos cartas, llamada Speed Cards. Con ellas, podemos mejorar nuestros vehículos y subirlos de nivel. No es cuestión de malgastar los puntos porque tampoco abundan demasiado.

Esta forma de progresar no nos ha acabado de convencer. El motivo es que, en ocasiones, para tener el nivel requerido para la misión de turno, debemos repetir pruebas ya hechas, completar eventos secundarios… De este modo, se acaba haciendo pesado en ciertos momentos, llevando incluso a que dejemos de jugarlo. La Fórmula de Rivals nos parecía más intuitiva y directa.

Manteniendo la esencia

En lo que no varía casi nada es en el tipo de pruebas que ofrece. Como fan de esta saga, es lo que pretendo encontrar, pero lo cierto es que, tras dos años de descanso, esperaba alguna innovación al respecto.

Tenemos carreras de velocidad, de derrape, escape y todoterreno. Estas últimas son las únicas novedosas y sienta de maravilla correr por los paisajes áridos y montañosos del mapa –recuerda a los míticos Motorstorm de PS3-. Cada tipo de carreras se personaliza en una de las bandas a las que tenemos que vencer.

Y es que, ¿qué sería de un NFS sin las típicas bandas de carreras? Como si se tratara de la saga Fast & Furious, el argumento de la serie suele girar en torno a coches, tunning, bandas y traición. Todos los ingredientes se dan cita en una nueva entrega que nos presenta un argumento tan marchito como el de las películas de sobremesa de Antena 3. Con todo, encarnamos a Tyler Morgan, líder de una pequeña organización que es traicionado por La Casa, la mayor del territorio. Ahí empieza una historia tan típica como tópica.

Lo mejor:

Carreras vertiginosas con gran sensación de velocidad.
El gran mapa a nuestra disposición y la cantidad de cosas por hacer.

Lo peor:

El sistema de subir niveles no le favorece. Da la sensación que quiere alargar la duración sin sentido.
El argumento es muy típico –y bastante pobre-…
Ojo… ¡aparecen las micro-transacciones como manera de subir más rápido de nivel! Si pago por un juego no quiero pagar más por avanzar algo más rápido.

Conclusiones:

Need For Speed Payback es un buen arcade de carreras. Frenético, gigante y repleto de posibilidades. Sin embargo, después de dos años, esperábamos algo más, una mayor evolución. El sistema de niveles no nos convence, las pruebas son poco novedosas y el argumento… en fin… Eso sí, es un entretenido juego de carreras.

En cuanto a su contenido, está catalogado para mayores de 12 años. La dificultad no es excesiva, aunque tiene aspectos que no nos convencen para menores de esa edad. Un argumento movido por la venganza y la traición, la conducción temeraria, los choques espectaculares o la posibilidad de que jugadores entren en nuestra partida para molestar (esto se puede limitar, eso sí).

Firma: J. Carlos Amador


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.