Red Dead Redemption
Género
Subgénero
Edad recomendada
+18
Edad
Valoración
Lenguajes
Inglés (voces) y Castellano (textos)
En línea
Si
Fecha de estreno
21/05/2010
Jugadores
1-16
Precio
69,95€

Red Dead Redemption

4 / 6
Humor 1/5
Acción 5/5
Violencia 4/5
Sexo 2/5

El nuevo trabajo de los creadores de Grand Theft Auto se ambienta esta vez en el antiguo Oeste y nos propone un estilo de juego similar al alabado y criticado GTA IV. ¿Será capaz de superarle tanto en lo bueno como en lo malo?

Para los que todavía no conozcan el estilo de juego de Rockstar, se trata de una compañía que se caracteriza por hacer grandes obras técnicamente hablando, pero que sobrepasan los límites éticos en muchas ocasiones. Desde juegos como Manhunt II, en el que debíamos escapar de un manicomio matando a otros presos y guardias de cualquier manera; pasando por el no menos extremo Bully, en el que encarnábamos a un niño rebelde que es llevado a un internado donde podremos hacer de todo, desde pegar a los empollones, provocar accidentes, no ir a clase…

Sin embargo, el ejemplo más ilustrativo es el de GTA IV, una gran obra visual, argumental y jugable, pero que sobrepasaba cualquier límite en cuanto a valores se refiere. Ahora con Red Dead Redemption vuelven a utilizar la misma fórmula pero con pequeños cambios.

En primer lugar, es importante destacar que estamos ante un juego en el que se ofrece una libertad prácticamente total. En la línea de otros trabajos de Rockstar podremos hacer prácticamente lo que queramos a través de los amplios espacios que nos ofrece el juego. Esto quiere decir, por tanto, que nos ofrece una libertad de acción con el único límite de nuestra mente. Y es que, si bien, la atmosfera nos puede hacer pensar que estamos ante un juego mucho menos violento que GTA IV, la realidad dista en gran parte de esta consideración. Y es que, si bien el oeste de 1911 se presta menos a la imaginación que el siglo XXI que exploramos en GTA, la compañía se ha esforzado para que no perdamos casi nada respecto a su otra gran saga. Evidentemente las acciones que podemos hacer pueden ser mucho más “civilizadas”, pues podemos criar ganado, cazar osos, jugar a minijuegos… Sin embargo la violencia y el contenido adulto no se pierden en absoluto.

Y es que la violencia vuelve a estar presente a lo largo de todo el juego. La forma de aniquilar a los enemigos (mediante una mira semi-automática que apunta a determinadas partes vitales), la sangre que se desprende de ellos e incluso algunas acciones como cazar a una persona con las típicas sogas del salvaje oeste y arrastrarlo por la llanura mientras cabalgamos nuestro caballo. Todo implica un contenido exclusivamente adulto.

Pero dejando de lado estas acciones típicas en los juegos de Rockstar, la realidad es que el juego no es tan excesivamente explícito como GTA. Si bien las misiones  principales (que duran unas 15 horas) nos proponen retos como enfrentarnos a otros enemigos, las misiones secundarias van más allá de robar coches o matar a mafiosos. ¿Qué tal guiar al ganado, por ejemplo?

En cuanto al diseño de la aventura, guarda todos los puntos de una superproducción. Grandes entornos, gráficos detallados, buena banda sonora, impactante ambientación, duración más que aceptable… Todo, absolutamente todo huele a esas grandes entregas a las que estamos acostumbrados después de meses y meses de espera.

El argumento, por su parte es menos complicado que el de GTA IV y eso le favorece. No debemos indagar tanto en ambientes poco agradables para descubrir una trama excesivamente trenzada. En esta ocasión todo resulta mucho más directo. En ella se nos presenta a un antiguo cuatrero, llamado Marston, se ve obligado a trabajar para el gobierno y atrapar a sus antiguos compañeros de fechorías si quiere recuperar a su familia.

El modo multijugador, por su parte, tampoco se queda corto y permite una gran cantidad de misiones hasta para 16 jugadores. Desde los clásicos “versus”, pasando por la guerra de banderas e incluso permitiéndonos subir el nivel de nuestro personaje creado hasta 50 niveles para así perfeccionarlo.

Pero si hay un elemento que me ha llamado la atención es la posibilidad reforzada de poder actuar más hacia el bien, o por el contrario, más hacia el mal. Es decir, a lo largo del juego la notoriedad de nuestro personaje será mayor. Así pues dependerá de nuestras acciones que la gente reaccione de una manera u otra ante nosotros, que seamos rechazados e incluso perseguidos. Si por ejemplo no matamos a los criminales sino que sólo los apresamos, ganaremos puntos positivos.

De todos modos, evidentemente se trata de una aventura para mayores de 18 años. Un juego en el que la acción y la temática adulta son evidentemente parte de la tónica de toda la aventura, pero una historia donde comienza a verse una nueva posibilidad. ¿Sería posible pensar en un juego con las virtudes de estos GTA o Red Dead pero pudiendo actuar simplemente de un modo más honrado? ¿Sería posible no tener que actuar cruelmente durante el 90% del desarrollo del juego? Evidentemente no lo podemos predecir, pero en este Red Dead intuimos algunas formas de jugar una aventura diferente al típico mata-mata.

Diversión: 4; Jugabilidad: 4; Diseño gráfico: 5; Personajes: 3; Guión: 3

Firma: J. Carlos Amador Vigara


Este análisis se publicó en . Añade el a tus favoritos.

Deja un comentario