Violencia y contenidos inadecuados

controlparental-blogvj0716

Hace pocos meses, un estudio publicaba que las consolas se han convertido en foco de contenido inadecuado y de spam. Esto, unido al poco control que ejercemos cuando nuestros hijos juegan con ellas, puede generar más de un problema, ya que los niños tienen libre acceso a navegar por la red, a ver vídeos o a descargarse contenidos.

¿Qué tipo de contenidos podemos supervisar?

1.Clasificación por edades: restringe el uso de programas con contenido inadecuado, definido mediante la clasificación por edades. Podemos establecer un código PIN parental para delimitar a partir de qué edades permitimos que jueguen.
2.Comunicación en línea: determina el uso de las funciones online y el intercambio de contenido en los juegos.
3.Navegador de internet: limita el uso del navegador. Podemos bloquearlo o utilizar un código de acceso.
4.Servicios de compra: impide el uso de tarjetas de crédito y la compra online de contenidos.
5.Control de amigos: evita a los usuarios añadir amigos mediante la “lista de amigos”.
6.Entretenimiento: facilita controlar los programas que no sean juegos.
7.Gestión de datos: no permite borrar programas y datos guardados.
8.Configuración de internet: para que no se pueda configurar una nueva conexión a internet, así como borrar o modificar las ya existentes.

¿Cómo funciona el “control parental”?

Cada consola sigue unos parámetros para que organicemos este apartado. No vamos a entrar en detalles, pero sí en aspectos generales que os pueden ser muy útiles:

Consolas Sony (PS3, PS4, PSVita): Seleccionamos “control paterno” y “restringir el uso de las funciones”. La clave predeterminada inicialmente es “0000”, pero deberíamos cambiarla por seguirdad. Con esto, entre otras opciones, es posible bloquear el inicio de aplicaciones, la reproducción de contenido, etc. Además, puede ajustarse a nuestras preferencias, con un total de 11 niveles –siendo el primero el más permisivo y el once el más restrictivo-.

Consolas Nintendo (Wii U, Wii, 3DS): Desde el programa “control parental”, escogemos un código PIN para asegurarnos de que el niño no pueda cambiar lo configuración elegida. Seleccionamos una pregunta y respuesta secreta en caso de que la olvidemos (es posible que nos pase). Todas las opciones del control parental estarán activadas por defecto, pero podemos configurar los ajustes por separado a nuestro antojo seleccionando las diversas opciones.

Consolas Microsoft: desde el apartado “configuración”, accedemos a “familia”. Activamos la seguridad de la consola. Por último, escribimos un código de acceso de cuatro botones con el mando.

Firma: J. Carlos Amador